PICAFLOR CHICO

ORDEN: Apodiformes
FAMILIA: Trochilidae
NOMBRE CIENTIFICO: Sephanoides sephanoides/ Sephanoides galeritus 

OTROS NOMBRES COMUNES:
EN CHILE:
Pingarita/ Colibrí/ Picaflor Común/ Bebenéctar/ Tente en el Aire/ Pinga (Chiloé)/ Pinpinga (Chiloé)
ORIGINARIOS DE AMÉRICA: 
Mapudungun: Pinda/ Pinguera/ Pingueda/ Pinuda/ Piñuda/ Picunda/ Pigda/ Pichi Pinda
Yagán: Sámakéa/ Omora
Selknam: Taiyin
EN OTROS PAÍSES DE AMÉRICA:
Argentina: Picaflor Rubí/ Temuñuco/ Tumiño/ Tumingo
Brasil: Beija Flor
Ecuador: Quinde
Guatemala: Burrión
México: Guizitzel

IDIOMAS DEL MUNDO:
Alemán: Chile-Kolibrí/ Chilekolibri (HBW)
Español: Colibrí Austral (HBW)/ Picaflor/ Picaflor Rubí/ Tominjo
Francés: Colibri du Chili (HBW)
Inglés: Green-Backed Firecrown (HBW)/ Crown Hillstar/ Fire Crown/ Chilean Firecrown
Italiano: Corona di Fiamma Dorsoverde/ Capo di Fuoco Dorsoverde
MÁS IDIOMAS:
C
Checo: Kolibřík Chilský
D
Danés: Ildkronekolibri
E
Eslovaco: Plamienok Ohnivohlavý
F
Finés: Tulipääkolibri
H
Holandés: Vuurkroonkolibrie 
J
Japonés: Beniitadakihachidori/ ベニイタダキハチドリ
N
Noruego: Ildkronekolibri

DISTRIBUCIÓN: Paposo-Isla Navarino
Sabiduría Popular: Chile: "Después de transcurridos varios meses desde la ceremonia nupcial, se hace evidente, en algunos casos, la inquietud de familiares y hasta curiosos, por la llegada de un “heredero….”. Los directamente interesados, reciben múltiples bromas e indiscretos impactos, con aparente serenidad, pero con el corazón lleno de angustia. Cuando la medida se colma, suele contestar el marido, que “no es por falta de empeño”. A lo que alguien, con más sabiduría que él, le responde que en este tipo de empresas el exceso de empeño no conduce al triunfo; sino muy por el contrario, ello constituye una de las causas del fracaso: ya que es indispensable cierta cantidad de semilla acumulada para que se logre el éxito deseado. Suele ocurrir en una hermosa mañana primaveral: toda la casa del novel matrimonio se moviliza en bulliciosa cacería; ha penetrado a ella un “Pinpinga ( de pine=niño y pinga=picaflor) y es menester que llegue a poder de la desposada. El pajarillo, al sentirse perseguido por una multitud, vuela impaciente de un lugar a otro chocando contra los cristales de las ventanas, de las viejas fotografías familiares colgadas en las paredes; pasa de una a otra pieza, huyendo de sus perseguidores y buscando desesperado una salida. Por fin, las hábiles manos de la mujer, logran atraparlo. El pajarillo desesperado bate sus diminutas alas; pero muy pronto, sintiendo el suave y tibio contacto de las manos, se queda inmóvil y tranquilo. La muchacha lo contempla con ternura, lo acerca a su corazón y a sus labios; corre alegre hacia la puerta de su casa y le devuelve la libertad. Los esposos recobran la felicidad, y la dicha los une en un apretado abrazo de satisfacción y de triunfo. La entrada a su hogar de ese pajarillo, que tras el néctar, hace llegar de una a otra flor, el polen de los estambres, adheridos a su bello plumaje azulado, hasta el gineceo, maravilloso laboratorio donde comienza el misterioso proceso de la vida; es también el agente, que según la leyenda, anuncia, al introducirse en el hogar, la llegada del hijo deseado. No es la clásica cigüeña, que trae el fruto desarrollado, sino el espíritu indicador, que la fecundación se ha producido y que a su término nacerá una criatura, que traerá dicha y paz al hogar, que estaba incompleto. Si el Picaflor muriera durante la cacería, al chocar contra los objetos o prisionero, entre las manos, presagiaría la llegada de un niño, pero cuyo destino sería idéntico al del pajarillo. En cambio al asirlo vivo y mantenerlo, una mujer, entre ambas manos y lanzarlo de nuevo hacia la vida, indica el arribo feliz de un niño que se espera. Por los cortos vuelos, de flor en flor, que la Naturaleza asignó a esta avecilla, los hombres la llamaron Picaflor y es por ello, con toda razón, uno de los más significativos símbolos del amor fecundo. En su leyenda, personifica a la semilla fecundante, retenida, por ambas manos femeninas, que cual cálida y suave matriz, lo aprisiona levemente, sólo para retenerlo el tiempo necesario y darle en seguida la libertad hacia los caminos de la vida." (Chiloé Mitológico, Dr. Bernardo Quintanilla Mansilla). La entrada de un Picaflor a una habitación presagia matrimonio en la familia" (Santiago)
Interesante: El pueblo Yagán atribuye gran sabiduría, valentía y autoridad a la Omora que es esta pequeña ave, a la que consideran su protectora y le dan autoría en la gestación de los cursos de agua para que el hombre y los animales tengan del vital elemento para subsistir

AUDIOS GUILLERMO EGLI: